Algunas de las vigas de hormigón en Palma de Mallorca que tienen ya unos años sufren problemas de oxidación. La oxidación de las mismas se produce por un proceso de carbonatación que llega a exponer a la viga a agentes como el oxígeno y el agua (por la porosidad de este material). La estructura cuando ocurre esto comienza a debilitarse, apareciendo signos de rotura o fisura en capas externas, apareciendo ya en el caso más extremo las armaduras oxidadas.

Siempre que sean visibles estos daños, un particular debe ponerse en contacto cuanto antes con un profesional de vigas de hormigón en Palma de Mallorca que opte, en el mejor de los casos, por una rehabilitación. Para este tipo de casos, el profesional realizará los siguientes pasos:

- Apuntalar la estructura alrededor de vigas afectadas.

- Picar la estructura que pueda estar afectada por elevados niveles de corrosión.

- Efectuar puntos para la inserción de conectores que puedan aguantar las armaduras y fijarlas, además, con resina epoxi.

- Realizar el encofrado de una nueva vigueta.

- Realizar esta viga con hormigón de reparaciones.

- Pintar, una vez que se haya ido secando el hormigón.

En el caso de que esté avanzada la descomposición de la vigueta, se puede decidir por la colocación de un elemento prefabricado, apoyado en dos puntos laterales, en pilares y muro de carga. No se opta esta decisión para todas las vigas, puesto que se trata de soluciones más caras aunque sean rápidas de ejecutar.

En todos los casos, si se duda sobre si el edificio necesita una revisión (si el edificio presenta daños), lo ideal es ponerse en contacto con profesionales del sector, como nosotros en Mora & Rosselló, quienes te ayudaremos a reconocer los problemas y, además, te ofreceremos las mejores vigas de hormigón de la isla. No dudes en contactar con nosotros.